Complicado vs. Complejo: Entendiendo la Diferencia en la Resolución de Problemas (CPS)

Entender la diferencia entre problemas complicados y complejos es como saber cuándo usar un destornillador y cuándo usar un martillo.

Aplica el enfoque correcto al tipo correcto de problema, y estarás en camino de encontrar soluciones efectivas y duraderas.

Definición de los conceptos de complicado y complejo

Un Reloj y un Ecosistema

¿Alguna vez has intentado armar un reloj de cuerda o entender un ecosistema entero?

Si eres como yo, probablemente hayas pensado que ambos son igualmente desafiantes. Pero en el mundo de la resolución de problemas, «complicado» y «complejo» son dos bestias completamente diferentes.

Un problema complicado es como ese reloj de cuerda. Puede tener muchas partes y parecer un lío, pero si te arremangas y estudias cada pieza, puedes entender cómo funciona todo.

Un problema complejo es como un ecosistema. No puedes simplemente estudiar cada organismo por separado, porque están todos interconectados en formas que te harán rascarte la cabeza.

Definición y características de un problema complicado

Construyendo un Avión

Imagina que estás diseñando y construyendo un avión. Es un problema complicado, lleno de partes y variables, pero es predecible. Si desglosas el problema en partes más pequeñas (como el diseño del motor o las alas), puedes entender y resolver cada parte por separado. Es como un rompecabezas gigante, y hay una forma «correcta» de armarlo. Sigue los mismos pasos, y obtendrás el mismo avión elegante y aerodinámico cada vez.

Definición y características de un problema Complejo

Gestionando una Economía

Ahora, intenta gestionar una economía. Es un problema complejo, con muchas variables interconectadas como la inflación, el desempleo y el crecimiento económico. Cambia una variable, y todo el sistema puede tambalearse. Es como tratar de equilibrar un montón de platos giratorios mientras bailas claqué. Incluso si aplicas las mismas políticas económicas en dos países diferentes, los resultados pueden ser tan diferentes como la noche y el día.

Diferencias Clave entre Problemas Complicados y Complejos:

Previsibilidad vs. Caos

La principal diferencia entre estos dos tipos de problemas es su previsibilidad y descomponibilidad.

Los problemas complicados son como un libro de instrucciones de IKEA; puedes descomponerlos y seguir los pasos.

Los problemas complejos son como tratar de armar ese mismo mueble de IKEA sin las instrucciones y con piezas adicionales de otro mueble.

No hay una solución «correcta» o «mejor», solo una solución que funcione en ese momento particular.

Métodos de Resolución para Problemas Complicados y Complejos

Herramientas del Oficio

Para resolver problemas complicados, necesitas un enfoque analítico.

  • Descompón el problema.
  • Estudia cada parte.
  • Luego combina las soluciones.

Es como seguir una receta de cocina al pie de la letra.

Para los problemas complejos, necesitas un enfoque sistémico.

  • Considera el problema como un todo
  • No trates de descomponerlo.

Es como cocinar sin receta, probando y ajustando sobre la marcha.

Casos Prácticos

Aviones y Economías

Para ilustrar esto, piensa en el diseño de un avión (complicado) y la gestión de una economía (complejo). Uno es como armar un rompecabezas, y el otro es como tratar de dirigir una orquesta sin partitura.

¿Quieres aprender sobre resolución de problemas complejos?

Por cierto, si quieres aprender más sobre resolución de problemas complejos, échale un vistazo a nuestro cursos.

Una formación con bastante amplitud y contenidos que te van a resultar útiles para tu aprendizaje sobre CPS.


por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *